Ensayos Imaginarios indiosincráticos de la región de Coquimbo

El  trabajo que se expone, es  una de las vivencias de los nativos de la zona, los cuales en dos periodos diferentes de la historia; una vivida en el periodo Incaico y la la sufrida con los españoles.  Claramente existe una diferencia entre un periodo y otro. Esta reflexión la realiza nuestro amigo perteneciente a la banda Los Changos. La invitación es a reflexionar y a opinar.

Una historia que sigue Latente

 

Si bien existen pruebas de que los naturales de la Región de Coquimbo fueron incorporados al Imperio Inca, esta dominación fue del todo diferente a la realizada posteriormente por los españoles, entre los indios existía el honor, la verdad de la palabra empeñada, el respeto por los acuerdos. La llegada del Inca a los asentamientos que los naturales habían establecido, era diplomática en primera instancia, veían acercarse un grupo reducido de “negociadores”, quienes proponían acuerdos de cooperación mutua, solicitando (impuestos) al pueblo a través del asentamiento de mitimaes (Incas Colonizadores) en el lugar, quienes a su vez entregarían  conocimiento/educación a los líderes de la tribu y su familia, quienes a su vez la entregarían a su gente: sistemas de administración pública, técnicas constructivas y agroganaderas, música, etc. Es decir imponían por sobre la sorpresa y la lucha armada la diplomacia, dependiendo de la respuesta de los líderes del pueblo, quienes aceptaban o rechazaban el acuerdo, se procedía  a la invasión. Ambos ejércitos median fuerzas durante un periodo breve pero intenso, después del cual se cuantificaban las bajas y se concluía cual era el vencedor que impondría su voluntad, en estos enfrentamientos los Incas generalmente eran los vencedores. Este intercambio cultural significó para los pueblos del kollasuyo (zona sur del imperio inca) un avance en términos tecnológicos y sociales. La pirca de piedra para la construcción de terrazas de cultivo y casas, la utilización del adobe, la introducción de diversos alimentos como la quínoa, capulí, etc. Mientras que para los incas significó recibir uno de los artes alfareros más finos que se ha conocido en Sur América, así como la inyección de minerales para los hijos del Sol.

La llegada del español representó un cambio radical para los pueblos originales de nuestra Región, sin duda habían llegado noticias sobre la ocupación española en el Cuzco, pero ¿Dónde huir? Internarse en los valles y ocultarse en las quebradas son alternativas que algunos de los grupos/familias de la zona tomaron pero debido a que la sociedad se encontraban bajo la supremacía del imperio inca, se limitaron a esperar y negociar. Imagina se ven sobre el cerro norte de la bahía de kokimpu unas huestes de a caballo y de a pie, los indios de punta teatinos comienzan el repliegue hacia el sur a reunirse con los otros indios de la bahía, se quedan en el asentamiento sólo dos ancianos chamanes y dos jóvenes. El encuentro con el español jefe fue pacífico, se negoció, se conversó, se les entregó información, tratando de mantenerse conectado al corazón universal el indio se dejaba llevar por la situación, el español quiere conocer el asentamiento mayor, quiere compartir con los otros jefes. Las huestes instalan el campamento y un grupo reducido de españoles va a “negociar” se viven jornadas de conversaciones, donde el español sopesa mira, calcula, traza líneas de acción, estrategias de guerra…se va de la reunión con calma…en paz y con la información suficiente para saber cómo derrotar y someter a los indios.Tiempo más tarde las tribus arden en fuego las mujeres son violadas, los hombres que no se someten son torturados y muertos frente a los demás integrantes del pueblo. La desazón es total, la falta de amor, el terror, la violencia, el horror no tienen comparación con nada que hayan vivido los indios. A través del miedo someten al pueblo a trabajos forzados para levantar el fuerte de La Serena y explotar minas. La traición la deshonra se impone sobre el amor a la tierra. Los españoles eran empresas mineras, ultrajaron la tierra y a las mujeres naturales, posteriormente nacieron miles de mestizos ”huachos” en su mayoría, utilizados como mano de obra, esta situación a determinado nuestra idiosincrasia hasta hoy (se plantea que Fco. De Aguirre tuvo entre 50 y 100 hijos!!!). El mestizo que nace sabe que su padre es aquel español, que ni siquiera lo mira, que ni siquiera lo conoce por nombre, y ahí sometido a trabajos forzados por su propio padre aspira a acercarse a ese hombre que representa las costumbres foráneas (religión secta ritualidad, ambición, explotación de la gente y la tierra, violaciones, etc). La tensión, el miedo y carencia afectiva es tremenda y en esa necesidad de afecto, sin entender busca la aproximación al “poder” o al sistema que ellos imponen, busca salir de su condición de indio esclavo y acercarse a su condición de español capataz, al reconocimiento de su padre, al reconocimiento del “sistema”, al triunfo sin importar si por sobre otros se pasa…y tristemente mucho de eso hasta ahora persiste.

Repito…porque en general el mestizo debido a que quiere acercarse a lo foráneo, debido al miedo y a su carencias afectivas y a la búsqueda de reconocimiento, valida el sistema, lo justifica y rechaza su raíz india, nativa, natural, original, la oculta, la disfraza, la desprecia, la ignora, la olvida, no la hereda a sus hijos, cambia su apellido, desprecia a su madre, desprecia a la tierra, se enferma de una sexualidad carente de amor, se pierde, se refugia en el vino, no entiende el por qué de su malestar, adora imágenes por que le dicen que es lo que tiene que adorar, olvida adorar la vida en toda su magnitud y belleza, olvida entrar en contacto sublime con la naturaleza y el todo inimaginable, se aleja de su salud, olvida sentir las montañas, las estrellas, se ciega, lo ciegan, el miedo, el dolor, el cansancio, la falta de amor, el hambre y la sed, lo encandilan, no lo dejan ver…y tristemente mucho de eso hasta ahora persiste.

Repito…eso hasta ahora persiste a través del denominado arribismo tan tradicional de nuestra idiosincrasia, del desconocimiento de nuestra historia y de nuestra sangre india, del desprecio a la tierra (se ve la tierra como una fuente de recursos no como la base de la vida).

El indio ya no puede abiertamente adorar la tierra, ya no puede abiertamente adorar el sol, el mar, la montaña…el sometimiento busca borrar todo atisbo cultural original, plantean que la adoración debe ser en una casa grande cerrada repitiendo palabras que no entendían, plantean que la espiritualidad no está en cada ser sino que solo se puede llegar a dios a través del cristianismo, a través de un cura, monopolizando la energía divina en base al horror y el miedo…y tristemente mucho de eso hasta ahora persiste.

De vuelta a la energía mágica y cósmica de la tierra…que siempre estuvo, que nunca se fue…

Fuente: https://www.facebook.com/loschangos?fref=ts

Anuncios

Acerca de ajayularevista

Revista de carácter indígena de la región de Coquimbo

Publicado el octubre 27, 2012 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: