Entrevista a Elias Reynaldo Ajata Rivera; En la lucha de la revitalización.

La revitalización y difusión de las lenguas originarias, últimamente ha sido un tema que ha preocupado a comunidades y  descendientes. Es sabido, que la lengua  es y ha sido parte fundamental de la construcción de la identidad de cada nación originaria. Por lo mismo han sido variadas las acciones que han permitido que la recuperación y que muchos descendientes vuelvan a comunicarse en su idioma materno. El mundo aymara no ha estado ajeno a estos proceso, ya son variadas las iniciativas donde jóvenes, intelectuales, profesores y comunidad en general, se suma para incentivar el uso del aymara, ejemplos como blogs, twitter y facebook han hecho que todos quieran acercarse a una de las culturas mas  milenarias.

Uno de los creadores de los blogs mas leídos sobre la recuperación y lingüística  es Reynaldo Ajata, nacido en la región de Pacajes, lugar donde vivió desde su infancia, el cual nos cuenta la situación de la lengua aymara.

1. ¿Cómo ve la situación actual de las lenguas originarias?

 Nos preocupa especialmente la situación de las lenguas que tienen pocos hablantes. Algunas están por desaparecer y con ellas se perdería definitivamente la sabiduría de los pueblos que las hablan. Pese a que existen esfuerzos por revitalizarlas, los mismos no son suficientes; es necesario trabajar con más fuerza. No obstante, cada lengua es una realidad en sí, algunas están en mejores condiciones que otras ya sea por el número de hablantes, por la situación socio-política que viven, por la presencia en ámbitos estatales o por otros factores. En general, nuestras lenguas siguen en una situación de desprestigio y diglosia respecto a los idiomas europeos o asiáticos (castellano, inglés, francés, chino, coreano, etc.)

Sin embargo, también nos sentimos contentos y esperanzados también ya que en el último tiempo existe un despertar de muchos hablantes de las lenguas originarias, que ven la necesidad de preservar nuestros idiomas, aunque esto no sucede en todas partes. Por esa situación es que en algunos estados están como lenguas oficiales. En los países que aún impulsan el monolingüismo, hay que alentar que esa visión sea desechada. A ello se suma que se está trabajando para dotarles de escritura; pese a que nuestras lenguas son orales, es importante brindarles una “signografía” que les permita penetrar en otros contextos.  

  1. ¿Cuál es la cantidad de hablantes existentes de lengua aymara?

No existe una cantidad exacta. Primero, porque los aymaras no tenemos ninguna institución que pertenezca a la Nación Aymara en su totalidad, lo que sí existe, son instancias de los estados en los que nos encontramos divididos, los que hacen su trabajo desde un punto de vista ajeno. Segundo, por la situación señalada, los datos que se tienen no coinciden en el tiempo ya que los censos no se llevan a cabo necesariamente en las mismas fechas. Por último,  en esos censos, no todos los hablantes dicen que hablan el idioma aymara ya que, por las situaciones de discriminación y acoso social, muchos se avergüenzan o prefieren ocultar su identidad para no ser señalados, aunque esto está cambiando, es decir, existen más hablantes de lo que nos muestran las encuestas estatales.

Sin embargo, con todas las dificultades antes señaladas y otras más, existen aproximaciones. En la actualidad, estaríamos por los 2,5 millones de hablantes. Hay que indicar que los aymaras no nos encontramos solamente viviendo en Bolivia, Perú, Chile o Argentina; por muchas razones, especialmente de trabajo, varios hermanos tuvieron que migrar a otros países del mundo, algunos tan lejanos como España, Suecia o Australia. Entonces, la aproximación que di contempla a esos hermanos que viven en esos confines de nuestra Madre Tierra.   

  1. ¿Cuál es el origen de la lengua aymara? Según lo que usted ha estudiado e investigado ¿existe alguna diferencia notoria entre el aymara hablado en el Perú, Bolivia o Chile?

En relación al origen, existen teorías interesadas que tratan de atribuir el origen del aymara de acuerdo al territorio donde viven. En otras palabras, algunos autores de Bolivia nos dicen que es la región del altiplano boliviano, los de Chile, que es el norte chileno y los de Perú, que viene del centro peruano; claro, existen excepciones, la tendencia mayoritaria, hasta donde pude averiguar, es esa.

Consiguientemente, es preciso que los aymaras investiguemos el origen de nuestra lengua desde nuestra cosmovisión, nuestra vivencia y nuestro “thakhi”, pensando como aymaras y no parcializándonos de acuerdo a donde vivimos. Para ello, podemos tomar como punto de partida los estudios que mencioné, pero sin perder la óptica analítica aymara.

Acerca de las diferencias que tendría el aymara según el país, necesitamos decir que las variaciones de las lenguas no responden necesariamente a divisiones políticas. Todas las lenguas tienen variaciones, no sólo en el plano geográfico sino también social, generacional, etc. En Bolivia, por ejemplo, hablando desde el punto de vista territorial, existen diferencias entre el aymara hablado en cercanías del Lago Titicaca con los de otras regiones; sin embargo, no son sustanciales, se puede advertir más diversidad en el plano léxico y morfológico, lo cual no afecta casi en nada a la comprensión a la hora de comunicarse. Mediante internet, tengo la oportunidad de interactuar con hermanos y hermanas de Arica, Puno, Tacna o los que viven en Lima, Santiago, Buenos Aires, Madrid, Sao Paolo y otras ciudades y prácticamente, estoy en condiciones de afirmar que nos entendemos sin problemas.

Preferiría no hablar de diferencias sino de complementariedad (un principio de nuestra cultura); lo que quiero decir es que el aymara que se habla en una región puede enriquecer el de otra, por ejemplo, si en algún lugar utilizan palabras distintas al que conozco para un mismo animal, puedo tomarlo y complementar al nombre que sé. Entendido, de esa manera las llamadas variaciones dialectales se convierten en “complementariedad intralingüística”, por así decirlo.    

  1. Según su consideración ¿Cuáles han sido las tradiciones aymaras que se han visto perjudicadas por el fenómeno de globalización? ¿Cómo pueden ser recuperadas?

No se trata solamente de tradiciones sino de la visión que los aymaras tenemos del mundo, que en muchos aspectos compartimos con hermanos y hermanas de otras naciones ancestrales. Las tradiciones no son otra cosa que la manifestación de la cosmovisión de un pueblo. Por tanto, la globalización o la “bobalización”, como lo ha dicho un cantautor por aquí, pretende cambiar la mente para que desde allí se cambien también las manifestaciones visibles.

En ese entendido, se vieron afectadas tradiciones relacionadas que nos vinculan con nuestro medio, aquellos que buscan la armonía, el equilibrio y el respeto a nuestra “Pacha”. Hoy muchas personas se ven movidas solamente por el lado económico, no le importa la relación con la Madre Naturaleza, no importa si va a contaminar, lo que sí importa es acumular y consumir. En ese ámbito, nuestro entorno se convierte en un simple lugar donde estamos y no como la que nos da vida, aquella a quien hay que cuidarla y respetarla porque si no lo hacemos, perderemos el equilibrio, lo cual nos afecta directamente, no por algo hoy la gente se queja del calentamiento global.

Para recuperar las tradiciones que expresaban nuestra cosmovisión, la respuesta es sencilla, pero la ejecución es muy difícil, hay que cambiar el pensamiento de nuestros hermanos que se alejaron de nuestra vivencia y el resto se da por añadidura. A ello, se precisa acompañar con nuestro hechos ya que hablar sin practicar puede resultar contraproducente; en lugar de lograr resultados favorables, llegaríamos a obtener reacciones más radicalizadas.

  1. ¿Cómo se ha revitalizado las lenguas originarias?

Aun se sigue en ese proceso. Creo que se han dado los primeros pasos. Por ello, preferiría hablar de lo necesario para que se dé una revitalización efectiva. Pensamos que es preciso que nuestras lenguas sean empleadas en los medios de comunicación en los mismos horarios del castellano, que aparezcan en las inscripciones de los productos industriales, que las veamos en las calles, que se empleen en igualdad de condiciones en todos los niveles de los sistemas educativos, que se auspicie la publicación de escritos, que los gobernantes las empleen en sus intervenciones, que las leyes sean publicadas también en ellas, que las manifestaciones artísticas nos hablen en nuestras palabras, que sea en medio de transmisión de conocimiento y tecnología, etc.

Para eso, hay que recorrer aún un camino del cual no se ve el final. Estamos hablando de que el equilibrio entre las naciones y pueblos de un mismo país no solamente se tiene que dar en términos políticos o económicos, como muchos teóricos plurinacionalistas entienden actualmente; el equilibrio también implica la “igualdad”, por así decirlo, entre las lenguas ¿Por qué? Porque los idiomas son los principales elementos que marcan la identidad, si un pueblo deja de hablar su idioma, deja de sustentar de manera sólida su existencia, la cual ya no es tan notoria. Entonces, la revitalización es un camino largo del que no hay que esperar el final sino es una construcción continua. Revitalizar no es darle oxígeno al moribundo, es darle la mayor fortaleza posible.

  1. ¿Es prioridad para el Estado difundir las lenguas e impulsar nuevas leyes en pro de ellas?

Efectivamente, el estado debe difundir nuestras lenguas por todos los medios posibles. Asimismo, tiene que auspiciar que en los ámbitos no estatales se los emplee y divulgue. Las leyes son importantes, pero lo más importante es el contenido de las mismas. Examinando algunas disposiciones emitidas sobre los derechos lingüísticos de las naciones originarias  en nuestros países, las encuentro insuficientes; los preceptos son poco eficientes para poder difundir nuestras lenguas. Se observa voluntad, pero también hay que decir que esas normas son poco ambiciosas y timoratas.

  1. Según su visión y conocimiento ¿Cuáles serían las estrategias viables para que las lenguas originarias tengan más hablantes?

Ninguna estrategia funcionará si no contamos con un contexto adecuado, lo cual es necesario que generemos. Por ello, a las lenguas originarias hay que darles más prestigio y presencia. Para que los hablantes de otras lenguas deseen aprender nuestros idiomas, debemos despertar interés, e incluso curiosidad, además de transmitir conocimientos propios en nuestros idiomas, cuando la gente busca información sobre un tema que le interesa y sólo lo encuentra disponible en un idioma originario, ve la importancia de aprender ese idioma.

Por otro lado, es importante que los hablantes de los idiomas originarios transmitamos los mismos a nuestros hijos y concientizar a ellos que lo hagan con los que van a venir. Muchas lenguas se pierden o disminuyen en número de hablantes porque las nuevas generaciones ya no hablan el idioma de sus padres. 

  1. ¿Cuáles son las probables amenazas a las que se encuentran las lenguas originarias actualmente?

Internamente, la vergüenza de hablarlas o el no perder el miedo para hacerlo, el priorizar otras lenguas que hemos aprendido y uno de los más peores es el que no la transmitamos a nuestros descendientes. Asimismo, me preocupa que los investigadores, estudiosos y entendidos de la lengua enfoquen nuestros idiomas desde un punto de vista ajeno a nuestra forma de pensar; de esa manera, se quita a las lenguas la cosmovisión que las acompaña; es preciso estudiar nuestros idiomas de acuerdo a nuestra visión del mundo.

Por otro lado, la discriminación que aún existe en varios lugares hacia los hablantes originarios y los estereotipos que generan la misma. A ello, se suma el pensamiento monocultural que viene desde tierras lejanas para apoderarse de la mentalidad de los nuestros. Pienso que ésta es la principal amenaza ya que considera que tanto nuestras lenguas como nuestros saberes y culturas son cosa de otra época y, por ello, es necesario abandonarlos.   

  1. ¿Cuál sería el o los consejos para todos los hermanos que quieren aprender alguna lengua originaria?

El aprender una lengua originara, no solamente implica conocer el código lingüístico sino es entrar en contacto con los saberes, la cultura, la cosmovisión e incluso la historia de nuestros pueblos. No es como aprender un idioma de otro continente, detrás de nuestras lenguas están los conocimientos de nuestros antepasados, los mismos que muchas veces desconocemos a causa de que se los ha ignorado en el sistema educativo y se ha discriminado a aquellas personas que los transmitieron. Por tanto, además de poder comunicarse, nuestros hermanos tendrán la posibilidad de ver otras realidades del conocimiento; claro, para ello, es pertinente que haya personas que ayuden a aprender integralmente y no sólo transmitir los idiomas sólo como gramática, pronunciación o algo parecido. La lengua contiene la vida y la cosmovisión del pueblo al que pertenece; eso es lo que nunca se debe olvidar.

Es importante recalcar lo que acabo de señalar ya que muchas veces, en nuestro contexto, a la hora de aprender un idioma, las personas se van por el lado económico y suelen decir: “Si aprendo X idioma originario, ¿de qué me va a servir a la hora de ganar dinero?” Eso es muy lamentable escuchar. Aunque un idioma originario puede traernos ingresos dependiendo de cómo lo empleemos, el dinero no debería ser lo único que interese.

Otro punto que es necesario señalar es que debemos quitarnos los estereotipos. Algunos estudiantes califican de “difícil” el aprendizaje de nuestros idiomas y se desaniman a medio camino, pero cuando se trata de un idioma extranjero, aunque éste sea realmente difícil, le ponen todo el empeño posible y no se quejan de las dificultades. Lo que acabo de decir pasa a causa de los prejuicios que se tiene, nuestras lenguas son más fáciles de aprender porque tenemos en nuestro medio a sus hablantes, condición que debemos aprovechar. Por ello, es importante indicar que las lenguas originarias no se aprenden en dos días, pero tampoco en cien años; hay que dedicarles tiempo, ganas, interés e incluso tenerles cariño, por no decir amor. 

  1. Puedes entregarnos algún mensaje en lengua Aymara.

Nayraqataxa, jumanakaruwa jallallt’apxsma, aka jiskt’anaka lurapxista ukata. Ukhamïpanxa, taqi AJAYU uksan irnaqirinakaruwa aruntt’apsma, taqi kunasa yäparuki sarantpan.

Ukxaruxa, aymar masinakaruwa arxayt’añ muntha. Jiwasanakax, jila-kullakanaka, janiw arusat armasiñasakiti, taqi chiqans arst’asipxapiniñäni, jan p’inqasipxañäniti. Wawanakasar yatichañas wakt’arakistuwa, jupanakax jiwasan wilasanirakïpxchixaya, jupanakax jiwasan markasan yurirïpxarakiwa; ukatwa arusax jupanakar uñt’ayañ wakisi. 

Uka pachparakiwa, saräwinakasas thakhinakasas wiñayan wiñayapatakiw jakasipkañapaki. Thuqhunakasats yupaychäwisats jan armasiñäniti. Manq’anakas phayt’asisipkakiñäni. Yapunakar sarasas Pachamamarux yäqañasarakiwa. Jiwas pachpjam uñjasiñäni; ukhamatakwa aymar markasax jach’aptarakini jan ukasti chhaqhxaspawa. J ¡Jallalla Aymar Marka!

Conoce más de Elias Ajata 

Elias Reynaldo Ajata Rivera es un aymara nacido en la región de Pacajes, lugar donde vivió desde su infancia. Realizó estudios de lingüística e idiomas en la Universidad Pública de El Alto (UPEA), ocupando la Presidencia del Consejo Universitario en esta institución. Estando inmerso en el activismo político, tuvo la oportunidad de interactuar con personas de diferentes visiones lo cual le ayudó a comprender de la necesidad de enfatizar el fortalecimiento de las naciones y pueblos ancestrales. Actualmente, es facilitador del idioma aymara en instituciones de la Ciudad de El Alto. Con frecuencia, asiste presentando ponencias en los encuentros académicos relacionados a sus temas de interés. Por otra parte, en coordinación con otras personas, está impulsando la presencia de la lengua aymara en internet; por ello, realiza publicaciones en blogs y redes sociales, siendo esta últimas una especie de “”canal de aprendizaje” para aquellos que no conocían la misma. Para contactarse con él, puede escribir a elias_two7@hotmail.com o buscar por su nombre en facebook.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: